La ciudad que queremos vivir.

El deporte inyecta salud a nuestra economía

Normalmente cuando nos preguntan, pensamos o bien tenemos un dialogo sobre nuestro modelo de ciudad ideal, creo no equivocarme al decir que visualizamos una ciudad que sea cosmopolita, que sea abierta al visitante, que tenga una oferta cultural amplia, que nos proporcione seguridad, que tengamos la capacidad de desarrollarnos profesionalmente en ella, que sea sostenible en términos energéticos y que económicamente sea viable. Y se preguntarán como enlaza esta reflexión más o menos acertada en un blog de triatlon.

275150907
Playa de Las Canteras, Las Palmas de Gran Canaria.

El enlace viene por la necesidad que se le presenta a cualquier ciudad y en concreto a la ciudad en la que vivo Las Palmas de Gran Canaria, como al país entero de obtener recursos económicos provenientes del turismo y dentro del turismo, esta ciudad y cualquiera que se precie, hoy en día no puede obviar los recursos que le proporciona el bien definido “turismo deportivo” . Un turismo deportivo, que aún no es valorado con todo su potencial por algunos de nuestro políticos, como bien se pudo observar en la carta que escribió en un periódico de la ciudad, el que fuera Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y actualmente ostenta el cargo de Diputado del Común, Jerónimo Saavedra. En este artículo, el Señor Saavedra muestra su disconformidad con la prueba que se organizó en el Barrio de Vegueta “Corriendo por Vegueta” debido al corte en el tráfico que ocasionó que le impidió poderse trasladar en Taxi hasta el teatro para asistir a una función programada. En el citado artículo, critica la organización de las pruebas deportivas dentro del núcleo urbano, abogando por un traslado de estas a lugares del extrarradio como pudieran ser distintos polígonos industriales. El Señor Saavedra, no contempla el beneficio económico directo e indirecto que repercute en la ciudad la celebración de pruebas deportivas accesibles a deportistas amateurs. Por un lado, se encuentra los ingresos en hostelería tanto de los deportistas como de los acompañantes que acuden a la ciudad, tampoco considera la creación de puestos de trabajo que deriva de la organización de un evento de tales características, no atisba el mayor de los beneficios, que es la promoción turística de la ciudad, no en términos de turismo deportivo, sino en referencia al concepto clásico de turismo.

10257504_879760062074542_4748756707325801233_o
Gran Canaria Maratón Edición 2017.

En la pasada edición de la Gran Canaria Maratón, era impresionante observar la cantidad de grupos de turistas extranjeros que habían acudido a la isla para realizar la prueba y que bien llevaban unos días disfrutando del invierno de las islas, o bien se quedarían unos días para visitar el archipiélago. No podemos olvidar la repercusión internacional de pruebas como la Transgrancanaria, que cada año se consolida como un evento en el mundo del trail a nivel global, o pruebas como Fudenas en Fuerteventura y el Iroman de Lanzarote, eventos que generan, como anteriormente describimos, un volumen de recursos económicos muy importantes.

Es notorio comprobar como cierta parte de la población, eleva su desacuerdo con la realización de las pruebas deportivas, ya que estas en ocasiones, provocan el cierre parcial y/o temporal de carreteras o calles, pero en cambio, cuando hay eventos festivos que en ocasiones generan como mínimo las mismas incomodidades, estos no suscitan ninguna queja a gran escala. Fue patente este descontento por ejemplo, con la realización del Ocean Lava en Santa Cruz de Tenerife, que generó que la prensa local se hiciera eco de las quejas de ciertos ciudadanos por no poder acceder a la playa debido a las colas que se formaron en la autovía de San Andrés. Otro caso más reciente, fue con motivo de la realización del Triatlon Tri:122 en Lanzarote y el corte en el tráfico de la carretera por la que discurría el trayecto de ciclismo,  que provocó la ira de ciertos vecinos.

Ante todo este cúmulo de protestas y desaires por las consecuencias que generan estas pruebas, me saltan a la mente las preguntas tales como: ¿Por qué somos tan benévolos con algunos eventos en nuestras ciudades y con otros no? ¿Se le ocurre a alguien en Andalucía alzar la voz por las incomodidades que provoca la Semana Santa? ¿Somos conscientes del impacto económico de estas pruebas? ¿Que ciudades realmente queremos?. No voy a ser el que vaya a demonizar fiestas como el Carnaval, la Semana Santa u otras fiestas populares, porque además afirmo tajantemente que nos equivocamos si intentamos enfrentar estas fiestas con los eventos deportivos. No pretendo comparar si en unas hay bebidas alcohólicas, si otras son saludables….ese no es el camino, cada una tiene su espacio y su público. Es más, todas tienen un denominador común, que es la promoción turística de la zona. Y una derivada, que es el impacto económico. Por tanto, pensemos un poco más a gran escala, seamos pacientes y tolerantes con las consecuencias negativas de los eventos deportivos, que naturalmente las posee. Es necesario tener una visión extensa de estas pruebas y si bien no las apoyamos activamente, no intentemos boicotear la realización de las pruebas. Si queremos y apostamos por ciudades y entornos prósperos, no podemos ni debemos “cortar las alas” a estas iniciativas. Al igual que en Nueva York uno de los principales eventos anuales es su Maratón, continuemos para que Lanzarote sea referencia turística del triatlon, o que Gran Canaria sea conocida también por la Transgrancanaria, o que la Fudenas sea una prueba que genere que Fuerteventura tenga otro nicho económico aparte de sus maravillosas playas. Por tanto, busquemos fórmulas para que todos podamos convivir con estas pruebas y le alcancemos tanto un beneficio lúdico como económico.  Apostemos por mostrar al turista, que nuestras ciudades viven para el deporte, pero que también han aprendido a vivir del deporte. Vamos a exhibir ante el mundo que el deporte tiene cabida en las ciudades que queremos para vivir. Y si, Sr. Saavedra, la Maratón de Roma transcurre por la Plaza de San Pedro…

maraton-de-roma-plaza-san-pedro
Maratón de Roma.

Recomiendo que lean a @Pancho_Quevedo http://corriendotanpancho.blogspot.com.es/2017/03/carta-momo.html?spref=tw y el artículo de opinión http://eldia.es/criterios/2017-03-14/16-triatlon-zoquetes.htm

 


One response to “La ciudad que queremos vivir.

  1. Admito que era de las “críticas” con las constantes pruebas atléticas en la ciudad… Quizás porque mi sensación es esa, aunque quizás me equivoque, que son un fin de semana sí o otro también. Admito que leer tu entrada me ha hecho ver puntos de vista en los que no había reparado; pero llegar a todos los afectados y hacerles ver las ventajas de estas pruebas suele ser difícil, y siempre habrá vecinos que no entiendan que vivir en ciertas zonas de la ciudad conlleva estar predispuesto a convivir con eventos de distinta índole al mismo tiempo que les acarrea muchas ventajas (cercanía al mar, poder ir andando cómodamente por toda la zona baja de la ciudad llegando a todos los núcleos importantes, etc…)… A modo de comentario concreto y quizás curioso, Saavedra tiene o tenía una casa en la c/ López Botas, a unos tres minutos andando del Teatro Pérez Galdós, es significativo que no quiera una prueba deportiva en “su barrio” porque se niega a caminar unos metros… Cosas de políticos concienciados…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s